Caridad y el niño elefante…

 

Jueves, 9 de junio de 2011

La Jornada de Oriente – Puebla -

 OPINIÓN

Caridad

Israel León O’Farrill

Ganesh… /montrealmirror.com

El canal de televisión de National Geographic presentó hace unos días, dentro de su serie Gente Única, el caso de un pequeño de la India que había desarrollado una deformidad en el rostro: una protuberancia producto de una oquedad en el cráneo que permitía que parte de tejido cerebral y músculo se alojaran en su nariz formando una pequeña trompa. Ganesh Vaibhav es el nombre del pequeño que se vio beneficiado por una cirugía realizada por un cirujano plástico canadiense de origen hindú –Sanjeev Kaila– y que fue a la India en busca de trabajos que realizar de manera gratuita –por supuesto, después de haberse forrado a las costillas de canadienses deseosos de cambiar su apariencia–, “pro bono”, como le llaman los gabachos. Hasta aquí podría tratarse de una historia de esas que estrujan el alma y sacan a relucir nuestro inmediato sentimiento altruista y empático, que se queda en sentimiento una vez que termina el programa. El amable lector sabe perfectamente bien que semejantes cursiladas a mí no me provocan gran sensación. Lo interesante del asunto es todo lo que está detrás.

Resulta que los padres del muchacho lograron que el caso saliera en televisión, y al poco tiempo llegaron ofertas para resolver el problema de Ganesh. Por ciertas implicaciones religiosas y de caprichos del destino –Ganesh es una deidad hindú de cabeza de elefante al que los padres son devotos–, el asunto era apetitoso para los medios. Los padres recibieron ofertas por parte del gobierno y de un interesado magnate llamado Ramoji Rao, dueño de uno de los consorcios más importantes de medios que hay en la India. Él mismo sugirió al cirujano canadiense realizar la operación. Hasta ahí todavía seguimos en la línea común y corriente que siguen este tipo de historias: apego a la caridad humana y el discurso de superación personal. No obstante, los realizadores de la National decidieron extender un poco más la historia hacia los costados y contarnos la realidad de la familia.

El padre del niño poseía un negocio de venta de yogurt y leche que había heredado de su padre que a su vez, lo había heredado de su padre también. El negocio familiar, sin embargo, estaba decayendo rápidamente, y su dueño también, que debía ya miles de rupias en préstamos diversos para pagar los préstamos obtenidos para solventar los gastos de los tratamientos del pequeño Ganesh. La madre, por su parte,  no trabajaba y se dedicaba a cuidar la casa y la educación de sus hijos. La situación de pobreza y marginación quedó patente en el reportaje, en uno de los países que más han visto crecer su economía en los últimos años, considerado ejemplo en discursos del Banco Mundial, del FMI, e incluso de alguno que otro secretario de Hacienda mexicano sin mucho talento que digamos, aUn cuando ahora se encuentra en crisis como todo el mundo. Rao decidió apoyar a la familia del muchacho con algunos gastos para la cirugía y contactó a Kaila para que realizara la operación. Con todo, no financió el viaje del médico y su equipo a la India; para ello colaboraron los canadienses en diversas campañas que realizó el cirujano en su país. En recientes fechas, Rao ha sido llamado a comparecer ante la corte para responder sobre posibles irregularidades en su manera de obtener recursos, cosa que ha evitado ya por sus fuertes relaciones con el poder político. ¿Suena conocido? National Geographic regresó meses después de la cirugía –que por cierto, salió muy bien– para encontrarse que el padre del pequeño tuvo un intento fallido de suicidio, pues sus deudas lo siguen ahogando, ha tenido ya que vender el negocio y su esposa es la que ahora trabaja como costurera. Eso sí, el gobierno la capacitó… Y de Ramoji Rao, ni sus luces.

Magnate mediático con mezquinos intereses…/rulehandra.blogspot.com

Bien, de aquí se desprenden numerosas conclusiones. Por un lado, el modelo no ha traído la prosperidad generalizada que tanto prometió; por el contrario, ha traído más disparidad y países como la India y el nuestro, pueden tener a los hombres más ricos del mundo, y a los más pobres también. Por otro, esta “caridad” existe para aplacar conciencias y de paso, vender publicidad. En México esto se ve en los numerosos intentos de las empresas televisivas de nuestro país para hacernos ver que son socialmente “responsables” a través de sus Fundaciones Televisa, Azteca, Teletón, y de menudencias como Iniciativa México que han probado ser exactamente lo mismo: dedos pa’ tapar el sol. Gracias a que pueden acarrear y distraer grandes contingentes de personas, el Estado está fascinado con este tipo de circos mediáticos, sobre todo en vísperas de una elección tan decisiva como la que se cierne sobre nosotros en 2012. El donar unos cuantos miles de rupias o unos cuantos millones de pesos a individuos u organizaciones son minucias comparados a los millones ganados en publicidad, deducción fiscal y en la imagen construida. La misericordia de los grandes capitales nunca jamás alcanzará ni la mitad de lo que ganan; claro que habrá quien diga que ellos no tienen por qué hacerlo. Tal vez, pero en un modelo donde el Estado se hace a un lado y la participación de la iniciativa privada es elevada a rango de paradigma o dogma de fe, las responsabilidades sociales de todos aumentan. Hoy unos cuantos fulanos se pelean millones de pesos en el cuádruple “play” con vehemencia; con la misma que millones de personas pelean unos cuantos pesos que no alcanzan para nada. Qué paradoja.

Copyright 1999-2011 Sierra Nevada Comunicaciones – All rights reserved

Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV

About these ads
De israelleon

11 comentarios el “Caridad y el niño elefante…

  1. muy buena reflexión…lastimosa pero cierta, supongo mi profe que usted no le entra a ninguna “cursilada” pa nada verdad??? jaja ni a los boletos de reina de la primavera?

  2. :D ya vi la historia y la verdad no hai nada de triste si no que es desesperacion:) pero ya no pasa nada por que el niño quedo normar lo operaron y por pudo hacer lo qe el qeria andar en bicicleta<3

  3. anoche justamente vi el infome en Nat Geo, el tipo que hizo la cirugia se paso!! no solo le reconstruyo el rostro, si no que vino una y otra vez hasta arreglarle, terminar cosmeticamente su carita!! MUY BUENO!! esos son servidores!

  4. sea como sea lo mas importante y lo mejor , es que se logro la operacion del niño y que puede tener una vida normal como la de la gran mayoria de los seres humanos , lo que mas me conmovio fue su deseo de manejar bicicleta y lo logro , sin importarle que no fuera nueva , es un niño con un alma limpia y le deseo lo mejor , ojala pudiera conocerlo en persona , por ultimo , la accion del cirujano es digna de admiracion .

  5. ofrezco disculpas si he cometido algun error o imprudencia al enviar el comentario , pues es la primera vez que lo hago , pues me embargo el entusiasmo al encontrar esta pagina , gracias de todas maneras

  6. Creo que ante estas historias de tanto dolor y sufrimiento, en las que yo no puedo hacer mucho, solo me queda dar un y mil veces gracias a Dios por lo que tengo y soy y ayudar a los que padecen en diferentes circunstancias, que estan cerca de mi.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s