Carmen Aristegui y Pedro Ferriz

JUEVES, 28 DE AGOSTO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA

Estás viendo la versión de
Puebla
Cambiar a Tlaxcala La Jornada de Oriente JUEVES, 28 DE AGOSTO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y 


Carmen, Javier, Pedro

Comparte esta nota:

28/08/2014 04:00
Publicado por Israel León O’Farrill

008o1pol-1

Carmen / quoruminformativo.blogspot.com

Parte de la fascinación de haber estudiado Ciencias de la Comunicación conllevaba, al menos para mí y un puñado más de colegas estudiantes, la idea de conocer de primera mano a aquellos comunicadores que estaban al frente de las noticias. Por supuesto, desde ese momento era ciertamente simpatizante de una izquierda que no necesariamente me permitía representar por diversas razones, acaso la más importante, la idea de no poder encajar en ciertos espacios que pensé eran los apropiados. He de reconocer que por aquellos años llegué a admirar la política y a los políticos como aquellos que Weber denominaba –en el político y el científico– como “el funcionarado moderno”, aquel “conjunto de trabajadores intelectuales altamente especializados mediante una larga preparación y con un honor estamental muy desarrollado, cuyo valor supremo es la integridad. Sin este funcionariado se cernería sobre nosotros el riesgo de una terrible corrupción y una incompetencia generalizada, e incluso se verían amenazadas las realizaciones técnicas del aparato estatal, cuya importancia para la economía aumenta continuamente y aumentará aun más gracias a la creciente socialización”. Por supuesto, el camino de la vida y los embates de una tecnocracia rapaz que ha tomado por asalto a toda la vida política de la nación –incluidos todos los partidos– me fueron disuadiendo poco a poco de la vida política. Hoy me declaro de izquierda, pero sin partido. También en esos años llegué a admirar la labor periodística como aquel espacio donde las letras no solo reportaban lo que acontecía día a día, sino como el medio fundante de la conciencia de la sociedad; como ese pulmón importante que llena de vida vía oxigenación a las venas que nutren las fibras del entramado social; que permite que los tomadores de decisión, sean de organismos públicos o privados, puedan tener los insumos para que sus decisiones no perjudiquen a sus congéneres. Nada más ingenuo, pero evidente y deseable en un estudiante universitario.

Hoy veo que la vida es más compleja y ahora en la docencia, me niego a mentir a mis estudiantes. Muchos periodistas están en diversas partes del país dedicados a cantar las mieles o hieles de funcionarios y empresarios con fines económicos, y estos funcionarios viven queriendo que los periódicos, la radio y la televisión sean un mero reflejo de lo que ellos quisieran que fueran, en un narcisismo verdaderamente deplorable. No obstante, el amargo despertar que me libró de esa ingenuidad escolar, me he mantenido cerca de la prensa escrita y desde hace años publico en La Jornada –y otros espacios de Puebla–, diario donde quise publicar desde la universidad. Es en este escenario que aparecen los personajes de los que quiero hablar, pues vienen al presente personas que admiré y que lo hacen de manera significativa. Carmen Aristegui y Javier Solórzano son una dupla de periodistas, quizá los mejores con los que cuenta nuestro país en el momento actual. Años ha que los veía en MVS conducir su programa de noticias y que se escuchaba también por MVS Radio. Desde entonces veíamos que su compromiso con el periodismo, la noticia y la lucha por evidenciar los vicios más grandes de la vida de México los iba haciendo crecer de manera lenta, pero sólida. A la par de ellos también crecía Pedro Ferriz de Con, hijo de Pedro Ferriz Santa Cruz. Los tres locutores intercalaron espacios noticiosos tanto en MVS como después en Imagen, lugar donde finalmente viene el rompimiento, para bien de Aristegui y de Solórzano; Ferriz se benefició de la venta de la estación y por supuesto, de su constante relación con grupos de tendencia neoliberal y del panismo que se instaló en Los Pinos. Esa misma estación que él le agandalló a los otros dos, hoy lo remueve de forma por demás escandalosa. Ferriz está repartiendo currículums y no faltará quien acoja su pensamiento de ultraderecha; mientras, a Aristegui y a Solórzano lo que les sobra es chamba. Paradoja total.

pedro-ferriz

Ferriz / Expoknews.com

En la universidad recuerdo que vi un par de ocasiones a Javier Solórzano en conferencia. En esas ocasiones lo acompañamos a su coche –lo que le llevó más de una hora– y en el camino nos daba otra conferencia a los que veníamos con él. Sobre todo le gustaba escucharnos. De él admiro su calidez, sencillez y su fe constante en la juventud. A Carmen no pude conocerla de la misma manera, pero la profunda admiración que siento por ella ha ido creciendo producto de su trayectoria periodística y de la manera en que ha salido airosa y limpia de todos las trampas que le han puesto. De Pedro Ferriz, bueno, recuerdo sus constantes ataques poco fundados a otros periodistas –Carmen entre ellos– y a políticos que no son de su predilección –el Peje es sin duda el principal–, lo que ha hecho que a la larga se demerite su trabajo –hoy se encontraba en el lugar 15. Donde las dan las toman, qué duda cabe… Los años me van a recompensar y pronto conoceré a Carmen Aristegui, que ha accedido gracias a la intermediación de este diario a venir a Puebla este 5 de septiembre y platicar con los estudiantes de mi Facultad y los de la UAP en general. Ya veré cómo traer a Javier también para que recordemos juntos –si es que lo hace– esas largas charlas que tuvo con nosotros, jóvenes llenos de ilusión y de ingenuidad. La política y los políticos de mi país siguen decepcionándome, pero con gente como Carmen y Javier, bueno, sigue habiendo esperanza para el periodismo, pues seguirán motivando a los jóvenes con su autenticidad y compromiso.

 

© Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V. 2013
Diseño y programación: Berry Interactive

de israelleon

PEMEX, CFE y Cárdenas

INICIONÚMEROS ANTERIORESSECCIONESOPINIÓNEDICIÓN IMPRESA

VIERNES, 22 DE AGOSTO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA

Cambiar a Tlaxcala La Jornada de Oriente VIERNES, 22 DE AGOSTO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA


Cárdenas y lo justo

Comparte esta nota:

21/08/2014 04:00
Publicado por Israel León O’Farrill

CardenasFormal6452001

Cárdenas / sil.org

Es justo, según argumentan los defensores de la reforma energética y de su recientemente aprobada legislación secundaria, que los mexicanos contemos ya con instituciones productivas en estos sectores. Por tanto, Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad han de poder recibir inversión privada con la intención de hacerlas productivas y no que se conviertan en “lastres inmensos” que estén generando más gastos que las ganancias que producen. Según argumentan los promotores de las reformas, Pemex y la CFE son empresas y han de comportarse como tal: con ganancias, con una relación patronal equiparable a la de cualquier industria, con sindicatos comprometidos con la empresa y no con los trabajadores y con cobros acordes al servicio que se otorga… bueno, quizá este último punto es el que igual hace despertar a los millones de mexicanos que ni siguieron los debates, ni se informaron por los resultados y que ni les interesa siquiera. Habría que decir algunas otras cosas que seguramente no dirán los voceros de la industria que ya se frotan las manos en espera de los ricos beneficios que habrán de obtener. No tardará mucho para que aquellos concesionarios que hayan sido seleccionados para beneficiarse de los diferentes aspectos que la ley permite decidan aumentar precios cuando se den cuenta de que no “sale” la ganancia después de la inversión y todo lo que harán para explotar los recursos. Y tampoco faltarán los planes de rescate para que el Estado asuma con nuestros impuestos tanto los subsidios que ya hace, como la inyección de recursos que esos empresarios en banca rota necesitarán para subsistir; claro está que ello ocurrirá aun cuando hayan sido debidamente impulsados con regímenes impositivos prácticamente nulos y eliminados por completo aranceles para la exportación de la materia prima que sacarán. Serán apapachados en exceso, como ha sucedido antes.

Los precios de la gasolina y el gas seguirán subiendo, lo mismo que el de la electricidad. Cuando los mexicanos vean sus bolsillos vulnerados, incluso aquellos que viven en zonas residenciales de alto nivel, entonces sí vendrán las reclamaciones y recriminaciones. Como dijo Lázaro Cárdenas en un discurso pronunciado en Durango el 30 de junio de 1934, justo antes de las elecciones para renovar los poderes federales: “…es indispensable realizar los principios de un plan sexenal, que señala la formación de una economía nacional dirigida y regulada por el Estado que libere a México del carácter de país de economía colonial, campo de explotación del esfuerzo humano, donde el aliciente esencial del capitalismo no es otro que la obtención de materias primas con mano de obra barata”. Pertinentes palabras en un México que era botín de numerosas compañías petroleras que a sus anchas expoliaban el producto nacional. Hace unas semanas, la opinión de Germán Martínez, otrora dirigente nacional del Partido Acción Nacional, causó controversia en diferentes foros, pues se congratulaba por fin de la muerte de Cárdenas, una vez cumplida la reforma energética y sus leyes secundarias. Decepcionante la opinión de este joven panista que habla como todo un neoliberal; decepcionante, pero de ninguna manera extraño en un presente donde el panismo y el priismo se arrebatan la presa cual lobos que salivan ante el festín que se darán justo después de la pelotera. Por supuesto, un priismo que ha dejado totalmente atrás su origen revolucionario y que hoy se da el lujo de llamar “empresa” a una Institución del Estado como Pemex de eminente sentido social.

Pemex-regreso-de-trabjadores

Cárdenas y PEMEX / fotos.starmedia.com

Paco Ignacio Taibo II, en entrevista con Carmen Aristegui, comentó hace unos días reconviniendo a Martínez: “No hay duda de que la expropiación petrolera tiene dos elementos de peso en sí misma. Una de ellas es la acción que permite que las compañías extranjeras dejen de burlarse de la legalidad mexicana y por lo tanto, las pongan en orden y recupere el petróleo para su uso como fuente de desarrollo, que se canalice la renta petrolera a educación y salud, pues este país no hubiera cambiado de una manera tan profunda si no llega a ser por esto. Y la segunda, le devolvió a este país su orgullo nacional”. Cárdenas, en el mismo discurso diría: “La formación de una economía propia nos librará de este género de capitalismo, que no se resuelve siquiera a reinvertir en México sus utilidades, que se erige en peligro para la nacionalidad en los tiempos aciagos, y que no nos deja a la postre más que tierras yermas, subsuelo empobrecido, salarios de hambre y malestares precursores de intranquilidades públicas”. Entiendo que el latrocinio detrás de Pemex, de la CFE y de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro ha sido mayúsculo; que sus sindicatos fueron y son corruptos; que han sido usufructo de todo tipo de corruptelas, pero nada de eso quita que las verdades que planteó Cárdenas en su discurso fueran justas y necesarias, que lo sean hoy también. El problema de los energéticos discutidos en estas semanas no es que estén bajo la tutela del Estado en un pensamiento maniqueo donde lo malo es lo público y lo bueno es lo privado. El problema es la corrupción, enorme flagelo de nuestro país desde tiempos de la Colonia. Y corruptos hay en la empresa como en el poder. Quizá, aunque suene muy mal, nuestra auténtica materia prima no sea el petróleo, sino nuestra constante producción de corruptos… ¿Es justo? No.

© Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V. 2013
Diseño y programación: Berry Interactive

de israelleon

Tool

VIERNES, 22 DE AGOSTO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA

 

Cambiar a Tlaxcala La Jornada de Oriente VIERNES, 22 DE AGOSTO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA


Memoria

Tool – Aenima

Comparte esta nota:

19/08/2014 18:29
Publicado por Israel León O’Farrill

Nunca negaré mi origen metalero con todo y que escucho diversos tipos de música –salvo ese pop comercial de chisguete que ni vale la pena mencionar- desde son, pasando por música medieval, clásica, romántica –no confundir con baladas melosas-, rock clásico, pop, progresivo, fado, electrónico –en una variedad de géneros-, gótico y hasta algo de canto de protesta. No obstante, he de reconocer que hay guitarrazos y tamborazos que a la fecha me siguen erizando la piel. Justo me encontré uno de esos álbumes que producen sensaciones extremas: el Aenima(1996) de la mega banda Tool. Cierto es que no es música para aquellos de constitución atolera –con el líquido de fécula en las venas- pues esta banda surgida en Los Ángeles, California produce música que tiene fuerza, pero que a la vez, se acerca de manera interesante a la construcción que hace el progresivo de su música, con canciones largas, pausadas y con una evidente erudición. Del progresivo, mis bandas favoritas son Pink Floyd, King Krimson, Yesy Marillion. Tool se ha nutrido de estos sonidos –especialmente de esos largos periodos donde poco a poco se devela el contenido de las rolas, pausadamente, sin prisas- pero sin duda, lo suyo es lo macizo. De ahí sin duda, se vieron también influenciados por sonidos metaleros de los ochenta y noventa, las bandas post punk más duras y las experimentaciones tan típicas de mediados de los noventa. De hecho, como comenta Stephen Thomas Erlewine en el portal Allmusic “Tool tenía una habilidad especial para transportar la estrangulada angustia opresiva que la nación alternativa de principios de los 90 consideraba como propia. Así, Tool fue capaz de colarse en la definición de rock alternativo durante la era post-Nirvana, y obtener un espacio en la tercera gira Lollapalooza en 1993, lo que ayudó a que su álbum debut de larga duración, Undertow, se catapultara para lograr un disco de platino”. En efecto, se trata de una “angustia opresiva” lo que transmite Tool, una que es difícil de digerir por primera ocasión y que se va transmitiendo poco a poco en cada una de sus producciones. Algunos de sus experimentos, me atrevería a decir, pueden equipararse a las locuras de Mike Patton en Fantomas o en Mr. Bungle…

Tool_-_Ænima_(1996)2

Aenima es una pertinente segunda parte de un proyecto iniciado con el fabuloso Undertow (1993) y sin duda representa una maduración de la banda, no sólo en lo referente a la composición, sino en la orquestación. Habría que decir que la guitarra de Adam Jones sobresale como uno de los factores principales del éxito de las composiciones; por supuesto, la voz a cargo de Maynard James Keenan –que posteriormente formaría el proyecto alterno A Pefect Circle que suena horrores a Tool- le garantiza un sello inconfundible. Sumado a lo anterior, la más que talentosa participación de Danny Carey – nada que ver con Mariah, por favor- en las percusiones, dota de potencia y cadencia a las rolas. El percusionista tuvo inicios jazzeros, lo que se ve a leguas con la cantidad de recursos con los que cuenta el baterista. Por supuesto, Jones ha sido comparado con el monstruo musical Robert Fripp y Carey ha participado como invitado en numerosos proyectos y alternado con gente tan talentosa como Les Claypool bajista y líder de los Primus –banda que merece reseña aparte- y con Adrian Belew, multifacético guitarrista y productor musical. Como nota adicional, vale decir que todos ellos nacieron a principios o mediados de los sesenta – lo que los hace más rucos que yo-lo que fuera de ser un impedimento, les ha permitido experimentar sin problema al conocer lo suficiente la música y la escena como para generar propuestas sumamente valiosas.Aenimaes excelente, aunque habría que decir lo mismo de toda su discografía. Mención aparte merecen sus videos, generalmente desarrollados en stop- motion,generalmente bajo la batuta del propio Jones, y que presentan universos complejos, encerrados, como si se tratara de los recovecos de una mente retorcida. Sin duda, tan oprimidos y angustiantes como su propia música. Si lo tuyo es reunirte con tus cuates a cantar en el Karaoke los éxitos de la “banda” Timbiriche, bueno, excuso decirte que Tool definitivamente no es para ti.

 
© Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V. 2013
Diseño y programación: Berry Interactive

de israelleon

El Violinista del Diablo

 

Celuloide

 

El Violinista del Diablo

 Israel León O’Farrill

 

violinista

revistakuadro.com 

Bernard Rose, director de películas como Candyman (1992) y Mi amor inmortal (1994), nos presenta este año una cinta biográfica sobre un genio musical del siglo 19, Niccolò Paganini. Ya con anterioridad, Rose hizo una historia basada en la vida de un gran músico, Ludwig van Beethoven –interpretado magistralmente por Gary Oldman- en una entrega que recibió poca atención por el público de nuestro país, pero que tuvo buena acogida en ciertos círculos de cine de autor. Mi amor inmortal está llena de momentos interesantes, pese a que la historia gravita en torno a ciertas cartas de amor que hubiera escrito el músico alemán; de hecho, quizá el momento más sublime es cuando el director –también es responsable por el guión- juega a adivinar el origen de la Novena y su coro maravilloso… sublime, repito.

 Mientras escribo esto, recuerdo con verdadero placer la vez que vi en el cine, muy joven, aquél portento del cine de los años ochenta: Amadeus (1984) de Milos Forman, basada en la obra de teatro de Peter Schaffer y con la música dirigida por Neville Marriner. Fue un auténtico despertar a la música de Mozart, pero no a la clásica. De hecho, con la banda sonora de Naranja Mecánica (1971) de Kubrick tuve un acercamiento genial a este tipo de música. Como se ve, disfruto grandemente este tipo de cintas donde la música es protagonista sin duda, pero donde no vemos a nadie ponerse a cantar sin sentido al cielo en postura de súplica absurda.

Protagonizada por David Garrett en el papel del violinista italiano, la cinta pretende mostrarnos algunos pormenores de la vida de Paganini en su momento de mayor éxito. Se escogió a David Garrett para personificar a Paganini pues se trata de uno de los violinistas más talentosos que tenemos en la época actual y para complementar, un intérprete consagrado de la obra de Paganini. Como el lector sabrá, la obra de Paganini es sumamente compleja, muy aventajada a su época, de un virtuosismo increíble; por ello, era necesario –supongo-  que el actor que interpretara las piezas en la pantalla, supiera exactamente lo que hacía, pues no se lograría sólo con mímica como sucede con muchos actores que interpretan pianistas, guitarristas, en fin. Para muestra de lo que digo, está la entrañable Crossroads (1986) de Walter Hill, película que contó con la excelente música de delta Blues, compuesta por Ry Cooder y basada en la música de Robert Johnson. Pese a que Ralph Macchio hace la mímica de la guitarra de blues, él no toca nada de la cinta.

Quien interpreta en verdad la música es ese monstruo de la guitarra Steve Vai que es quien, casi al final de la cinta, tiene un duelo de guitarras con el ñoño Karate Kid. Por más inverosímil que parezca, pierde. En fin, el solo que toca Vai en la cinta, está basado en el Capricho número 5 de Paganini, cosa curiosa. Por ello es que se agradece que Garrett sea quien lleve el protagónico pues puede transmitirle a la audiencia la pasión y el fervor que seguramente demostró el músico italiano. Ello me lleva al siguiente punto, que considero que es un acierto interesante de Rose, y es que aprovecha los mitos detrás del virtuosismo de Paganini – su supuesta venta del alma al diablo- y su alocada vida, para proyectarlo como un auténtico rock star de su época. Por si fuera poco, Garrett brinda el indudable atractivo visual junto con la guapísima Andrea Deck.

Vale decir que la actuación de Garrett es prácticamente nula, pues no es malo sino lo que le sigue… no obstante, basta verlo tocar el violín para que entendamos su presencia en el filme; de hecho, la secuencia en el bar vale la película completa. En todo caso, las carencias histriónicas de Garrett bien se ven complementadas con el excelente trabajo de Jared Harris en el papel de Urbani, abogado del patas de cabra. Después de verlo como Moriarty en Sherlock Holmes, juego de sombras (2011) hablando un estupendo inglés, el verlo ahora apenas pronunciarlo, pero de manera tan creíble, es simplemente encomiable. Es justo mencionar también que el trabajo de edición a cargo de Britta Nahlen es estupendo, pues logra que se intensifique la música gracias a su trabajo; lo mismo vale decir de la fotografía, que curiosamente también está a cargo de Rose. En verdad ampliamente recomendable y ojalá siga en el cine, de lo contrario, no puede perdérsela en video.

 
 
 
de israelleon

Israel y Coulter, terror y estulticia

JUEVES, 14 DE AGOSTO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA
 

Terror y estulticia

14/08/2014 04:00
Publicado por Israel León O’Farrill

eric-hobsbawm-002

Hobsbawm, historiador genial / isotes.files.wordpress/

Terror, así calificó Erik Hobsbawm a la incursión de Israel en Gaza hace cinco años, en 2009. Según escribió en ese momento en un artículo –hoy recogido por el portal El Ciudadano en Chile–, “Durante tres semanas la barbarie ha sido mostrada ante un público universal, que ha observado, juzgado y, con pocas excepciones, rechazado el uso del terror militar por parte de Israel contra un millón y medio de habitantes bloqueados desde 2006 en la Franja de Gaza. Nunca antes las justificaciones oficiales de la invasión han quedado tan claramente refutadas como ahora, con la combinación de cámaras y aritmética; ni el lenguaje de las “objetivos militares” con las imágenes de niños ensangrentados y de escuelas incendiadas. 13 muertos de un lado, mil 360 de otro: no es difícil establecer dónde está la víctima. No hay mucho más que decir acerca de la terrible operación de Israel en Gaza”. Hobsbawm, estupendo historiador de occidente, de un innegable origen judío, veía en ese momento que la incursión militar del Estado judío hacia territorios palestinos podía resultar sumamente cara para la causa del pueblo de Israel. En efecto, no se equivocó, y el impacto de sus palabras nos alcanza hasta el día de hoy. En las últimas fechas, en redes sociales, los tópicos han girado en torno al terror que se cierne sobre el orbe, desde nuestro ámbito local, hasta esas latitudes donde las cifras que lanza Hobsbawm han quedado ridiculizadas cuando se reporta recientemente que van hasta el momento en que escribo estas líneas mil 910 palestinos y 67 judíos. Lamentable, lamentable sin duda.

Como argumenta el historiador, la causa judía en Israel se encuentra sumamente deteriorada por su propia mano en un conflicto que habla más de su intolerancia y brutalidad que de solidaridad. En efecto, los judíos han sido perseguidos en múltiples épocas de la humanidad siendo la más famosa y la punta del iceberg la del Holocausto Nazi en la Segunda Guerra Mundial. Baste echar un vistazo a las múltiples expulsiones de judíos, como aquella acaecida en la España posterior a la reconquista en 1492; las constantes expulsiones en la Francia medieval con la intención de confiscar sus bienes; o el éxodo en la Rusia zarista y su persecución en la soviética. No podemos olvidar que esa diáspora, signo fundamental de la identidad judía, es lo que los llevó a negociar la constitución del Estado de Israel en 1948, justo tres años después de formada la ONU. Desde entonces, el discurso ha cambiado; aparentemente la diáspora ya no existe pues la patria les fue devuelta, aquella que su libro sagrado les garantizó. Hoy, olvidan todo lo que debieron aprender del pasado y defienden una identidad prestada, usurpada. Tanta penuria ha resultado sin duda vana. Dice Hobsbawm “Permítanme que no me ande con rodeos: la crítica de Israel no implica antisemitismo, pero las acciones del gobierno de Israel causan vergüenza entre los judíos y, sobre todo, estimulan el antisemitismo de nuestros días. Desde 1945, los judíos, dentro y fuera de Israel, se han beneficiado enormemente de la mala conciencia de un mundo occidental, que había rechazado la inmigración judía en la década de 1930, unos años antes de que permitiera o no se opusiera al genocidio.” Todo eso parece olvidado, sepultado por los cientos de miles de dólares invertidos por Estados Unidos en armamento y apoyos diversos al país judío; lo mismo por los millones destinados al aparato generador de ideologías a favor de la causa judía.

rs_634x1024-140513054556-634.Ann-Coulter-JR-51314

Coulter / eonline.com

No obstante, las acciones de segregación y sometimiento que hoy desarrolla el aparato militar israelí contra Hamas y los ciudadanos palestinos de Gaza, encuentra ecos simpáticos en la estulticia de personajes anodinos, pero que claramente son la voz de personas que piensan igual que ellos. Hace unos días, una “escritora” estadounidense llamada Ann Coulter, pide el bombardeo de México por parte de Estados Unidos, tal como lo está haciendo Israel con Gaza, para que los problemas migratorios de ese país terminen. “Netanyahu –afirma en la nota recogida por el semanario Proceso– podría resolver nuestros problemas en la frontera de la manera en la que resuelve los suyos”. Por supuesto, está de más decir que existen numerosos ciudadanos de ese país que ven en la migración mexicana una amenaza a su estilo de vida y sin duda se lamentan de lo “fea” que se está viendo la gente que ahora les rodea. Para esos clínicamente cretinos existen este tipo de palurdos. Coulter aparece en una imagen sosteniendo un letrero que reza “Bring back our country” –traigan de vuelta nuestro país–, pues argumenta que los migrantes han secuestrado a su país. Por si fuera poco, en una publicación reciente en su portal denominó idiota a un médico norteamericano que fue traído de Liberia de emergencia pues contrajo ébola… para ella fue un total desperdicio de recursos su ida como su rescate. Si este médico –continúa– hubiera convertido al cristianismo a un empresario de las películas en Hollywood –pues corrompen a través de sus cintas– hubiera hecho más beneficio al mundo que al ayudar a la crisis en África. En fin, el mundo está patas arriba. Y mientras tanto, detrás de la crisis de Medio Oriente está el petróleo, que necesita el país del norte para sobrevivir, mismo que les regalaremos con nuestra flamante Reforma, aunque a la Coulter le parezcamos carne de cañón. Estulticia que da terror o terror que permite la estulticia… ¡Lindo el cuadro!

© Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V. 2013
Diseño y programación: Berry Interactive

de israelleon

Mad Max: Fury Road

Viernes , agosto 8 2014

Mad Max

Israel León O’Farrill

 

Mad-Max-Fury-Road

 

Mad Max: Fury Road/ alt1040.com

Compré la colección de las tres películas de Mad Max, nomás por el deseo adolescente de ver películas de acción ubicada en terrenos apocalípticos. Hace años, cuando apenas contaba con 11 abriles, vi en el cineMad Max II, El Guerrero de la Carretera (1981), protagonizada por un joven Mel Gibson y dirigida por George Miller. Quedé profundamente impresionado por la extrema violencia de la cinta –hay violaciones, asesinatos, persecuciones en auto-, pero quizá lo que más me sorprendió fue el profundo sentido de vacuidad que reflejaba: la idea de un mundo apocalíptico en donde unos cuantos seres humanos convertidos en carroñeros libran batallas en la carretera por obtener el preciado combustible, recurso fundamental para vivir. Imagino que el lector se estará preguntando en este momento qué hacía un niño de 11 años viendo semejante temática… bueno, tuvo la culpa un tío que poco le importaban las clasificaciones –era C- y menos una sala cinematográfica que estaba más interesada en vender entradas que en controlar el acceso a mocosos precoces. Lo cierto es que no veo gran diferencia de ese momento al actual, pues en películas claramente para adultos vemos muchos niños, inclusive bebés. Bien, como comenté, me causó la visión de Miller una profunda afectación que seguramente es la responsable de que disfrute mucho las películas de corte post apocalíptico; claro está que me refiero a las buenas, comoEl libro de los Secretos (2010) de The Hughes Brothers, El Camino (2009) de John Hillcoat, Soy Leyenda(2007) de Francis Lawrence, Exterminio (2002) del excelente Danny Boyle, The Omega Man (1971) de Boris Sagal, 12 Monos (1995) de Terry Gilliam,  o Logan’s Run (1976) de Michael Anderson entre otras; también alguno que otro churro como Cherry 2000 (1987) de Steve de Jarnatt, la serie de Terminator, Escape de Nueva York (1981) de John Carpenter donde aparece ese personaje de culto, Snake Plissken, protagonizado por Kurt Russel. Ya Escape de Los Ángeles (1996) ni la cuento, no es mala sino lo que le sigue.

Por supuesto, una vez vista Mad Max II, busqué Mad Max (1979) y me gustó mucho también. La que nunca había podido ver completa fue Mad Max III, más allá de la Cúpula del Trueno (1985), y sólo ahora que compré la trilogía pude hacerlo. He de decir que de las tres, es la que más me decepcionó pues Miller, seguramente en pos de la égida de los inversionistas hollywoodenses, decidió arrebatarle a esta tercera entrega el sentido apocalíptico que se ve en la anterior. Se proyecta ahora una visión sumamente ingenua de la esperanza de la humanidad gracias al apoyo de Max a un grupo de niños abandonados a su suerte en una especie de lugar mezcla del Hook (1991) de Spielberg y la malísima Goonies (1985) de Richard Donner. Quizá lo que vale la pena –simplemente por su enorme talento- es que la música es realizada por Maurice Jarre (Responsable de múltiples bandas sonoras entre las que se cuentan Lawrence de Arabia (1962), Doctor Zhivago (1965), La Sociedad de los Poetas Muertos (1989), entre muchas otras- .

Para mi sorpresa, resultó que viendo un portal de películas, me encontré con los avances de una nueva película de Miller que pinta para ser una especie de homenaje a toda la saga: Mad Max: Fury Road, y que será estrenada el próximo año. Ya en redes sociales ha empezado a generar un poco de ruido y varios conocidos han empezado a especular sobre los resultados de semejante empresa. Para mí, que disfruto mucho del personaje, resulta ser una excelente noticia; mucho más cuando vi que Max es interpretado en esta nueva versión por Tom Hardy, ese fabuloso actor que ha tenido una meteórica carrera interpretando una variedad interesante de personajes en películas excelentes como Bronson (2008) de Nicolas Winding Refn, El Origen (2010) de Christopher Nolan, Batman, el Caballero de la Noche Asciende(2012) también de Nolan y Sin Ley (2012) de John Hillcoat. Ignoro si la cinta valdrá la pena, pero bien estoy dispuesto a gastar las entradas para ver si Miller retoma esa visión apocalíptica y si puede o no sacarle provecho a un actor como Hardy. El tiempo lo dirá.

http://israelleon.wordpress.com/

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Nombre *

Sitio Web

Scroll To Top
de israelleon

Conocimiento, acción y violencia

JUEVES, 07 DE AGOSTO DE 2014 
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA


de israelleon

Niños, violencia y migración

JUEVES, 31 DE JULIO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA

Niños

Comparte esta nota:

31/07/2014 04:00
Publicado por Israel León O’Farrill

Gaza

Niños en Gaza / theguardian.com

Las cifras son elocuentes: al menos 239 niños han muerto en las tres semanas de ataques a Gaza por parte de Israel, según un estudio realizado por Unicef, reportado por La Jornada. “Entre las víctimas –sigue la nota– hay al menos 166 niños de 12 años o menores, apunta el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en base a cifras actualizadas a las 3 horas (GMT) de este martes. Por otra parte, al menos seis niños israelíes, entre ellos tres niños y tres niñas y un bebé de tres meses, resultaron heridos por los ataques con cohetes y morteros desde Gaza”. Hoy se sabe que Israel atacó dos escuelas de la ONU con refugiados con el pretexto de que ahí se escondían representantes de Hamas; de igual manera, soldados israelíes dispararon contra un grupo de niños en las márgenes de un río de la región argumentando que era un grupo sospechoso. A estos números habría que sumarle los que se dan en guerras a lo largo de todo el globo, en Siria, en África, en Asia. El asesinar niños siempre ha sido fundamental si lo que se busca es eliminar de raíz un grupo, raza o como se le quiera ver. No dudo que en las mentecillas fascistoides de muchos israelíes y palestinos está latente esa idea; y es una tentación constante para gobiernos de todo el mundo, para las personas de “bien” que ven en las fabelas y zonas marginales una infección que hay que eliminar, de ahí quizá la cacería de niños de la calle en Brasil hace ya unas décadas…

2f598240-1118-11e4-90f3-a9c4d1bb2205_selfi3

Mensaje genocida de joven israelí / mx.noticias.yahoo.com.mx

Por otro lado, en una reunión con sus homólogos de Honduras, Juan Orlando Hernández; de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y de Guatemala, Otto Pérez Molina, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó que el exodo masivo de niños migrantes de esos páises al gigante del norte es un “desafío considerable”, y que quienes no califiquen para asilo serán deportados según reportó La Jornada. “Desde el pasado mes de octubre han llegado 57 mil –niños, según Obama– y se calcula que al final de este año fiscal (en septiembre) su número alcance los 90 mil”. Si nos vamos con las cifras que el presidente del país vecino aventura, bueno, ya es suficientemente grave la situación. Hace unas semanas, Dolia Estévez reportó en el noticiario radiofónico de Carmen Aristegui que, de acuerdo a la periodista Sonia Nazario de The New York Times, el número galopante de niños migrantes que viajan solos a Estados Unidos deriva de la violencia y no por la seducción del sueño americano. En efecto, Nazario reportó desde abril de 2013 la situación en su columna (10/04/13): “El tema está ganando urgencia. Mientras que el número total de detenciones de inmigrantes ilegales que entran al país se encuentra en un nivel inferior a 40 años, el número de niños que vienen de manera ilegal solo está creciendo, en gran parte como resultado del aumento de la violencia generada por la droga en Centroamérica, particularmente Guatemala, Honduras y El Salvador. Una de cada 13 personas atrapadas por la Patrulla Fronteriza en el último año fiscal eran menores de 18. 17 por ciento de ellos eran de 13 años o menos. Cerca de 14 mil menores de edad, dos veces más que el año anterior, fueron puestos bajo custodia federal. (Esta cifra no incluye a un número igual de niños mexicanos que fueron deportados rápidamente)”. Según estos reportes, las historias violentas en donde intervienen niños en esos países de Centro América –y en el nuestro, no se nos olvide– son espeluznantes, pero lo son más los números ingentes en los que están siendo expulsados. De acuerdo a Nazario, el trato de estos niños debiera ser de refugiados y por tanto, ser atendidos en campos especiales y sus historias estudiadas para saber si pueden ser aceptados de acuerdo a ese parámetro. Obama lo sabe y teme por el problema legal y humanitario que ello significa.

ninos_migrantes

Niños ante la “Bestia” / siete24.mx

Si a estos temas le sumamos los horrores que viven millones y millones de niños en nuestro país que son explotados laboralmente y sexualmente, o que sufren de abusos diversos –los sexuales por parte de parientes, maestros y maestras, sacerdotes o simplemente personas de su entera “confianza”–, estamos en un hueco del que difícilmente habremos de escapar. Ya hace unos años abordé el tema en mi columna y en ella cité el artículo noveno de la declaración de los derechos del niño promulgada por la ONU en 1959: “el niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral”. México firmó esa declaración y se encuentra, supuestamente trabajando en ello. No obstante, vemos niños por todos lados realizando labores que no deberían y viviendo cosas terribles; los vemos siendo también carne de cañón de un sistema legal que debía protegerlos, pero que los criminaliza junto con sus familias por ejercer su derecho a manifestarse. El asunto más grave es que desde niños –a los que sobreviven– les estamos enseñando un mundo de porquería mismo que irán repitiendo sin siquiera cuestionarlo, ¿para qué, si es lo que los mayores les enseñamos? Nuestros niños de hoy serán los empresarios, diputados, maestros, gobernadores y demás profesiones del futuro y mucho me temo que serán igualmente corruptos, genocidas, tramposos, abusadores, golpeadores, violadores, ladrones…

 

 

© Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V. 2013
Diseño y programación: Berry Interactive

de israelleon

Violencia

JUEVES, 31 DE JULIO DE 2014
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA

Violencia

Comparte esta nota:

24/07/2014 04:00
Publicado por Israel León O’Farrill

Smoke and fire from an Israeli bomb rises into the air ove Gaza City

Gaza /periodistadigital.com

El mundo, desde que tengo memoria, ha estado inmerso en la violencia. Soy un convencido de que la violencia no es inherente al ser humano, sino que se trata de una práctica adquirida socialmente; es decir, uno no nace violento, se hace. Con terrible resignación he de decir, empero, que ese mundo violento del que hablo me hace repensar cada tanto esa convicción. Creo en el ser humano y en su capacidad para razonar y amar, en su capacidad para ponerse en contacto con todo aquello que lo hace vivir en sociedad con paz y armonía; no obstante, eso es lo mismo que produce diferencias que más adelante se pueden manifestar de manera violenta. En efecto, nociones como espacio, territorio, religión e ideología, han hecho que el ser humano emprenda las guerras más intestinas, inclusive fratricidas. No obstante, en el presente hemos llegado a niveles insospechados de violencia, tortura y sadismo, que harían palidecer a esos verdugos que, en pleno siglo XVIII ejecutaban indígenas en Yucatán de manera cruel y ciertamente medieval, por haberse rebelado contra el poder del rey –a garrote vil, con las carnes atenazadas, desmembrados o decapitados–. Hoy, a la distancia, un general israelí lanza misiles dirigidos a una supuesta célula de Hamás en Gaza, y provoca muertes terribles a decenas de civiles en esa acción. Hoy, en medio de las controversias entre Ucrania y Rusia es derribado un avión de Malasia con oscuros y todavía inexplicables propósitos –pero que apuntan al desprestigio de alguna de las partes–. Hoy, delincuentes y narcotraficantes en México y Centroamérica –con especial énfasis en Honduras– asesinan a cualquiera, niños incluidos, por nimiedades. Hoy, so pretexto del orden y escudándose en el concepto weberiano del uso legítimo de la fuerza, se aplacan manifestaciones de manera violenta sin que nadie pueda o deba decir nada pues habrá consecuencias… y sí, en Puebla hay decesos producto de esa violencia institucional, con balas de goma o no.

El mundo es violento y los seres humanos conviven en él predeterminados por ideologías y creencias, que cual lápida, lastran su convivencia. No se habla de ser humano a ser humano, ciertamente; dialogan esferas simbólicas de las que la violencia es tan sólo una expresión… una, claro está, que se convierte hoy en macro tendencia. Espanta la absurda y excesiva avanzada israelí sobre Gaza no sólo por las consecuencias que trae consigo, sino por todos los aspectos ideológicos que se evidencian con el hecho. Curiosamente, las llamadas redes sociales han servido para que esos violentos–racistas–discriminadores de clóset se manifiesten de manera libre, como evidenció un reportero canadiense que encontró en el Twitter de jóvenes israelíes mensajes racistas, de odio y de deseos genocidas contra la población palestina. Sin dejar de condenarlos, empero, considero que los mensajes de esos jóvenes llevan cierta lógica inmersos en la vorágine ideológicopolítica en la que viven, donde la violencia es muy real. No obstante, lo que llamó poderosamente mi atención fueron los comentarios del público hispano sobre la nota. Los había neonazis que justificaban las acciones hitlerianas contra los judíos; los había sionistas que se volvían neonazis también y justificaban el exterminio palestino; bueno, hasta había aquellos que defendían todo tipo de represión –con el nivel de violencia que se antoje– so pretexto de la conservación del orden establecido y que justifican cualquier método represivo –desde los ataques con misiles, hasta los palos, gases lacrimógenos y balas de goma.

El_210705491

Mensaje elocuente de una joven israelí / eldiariodechihuahua.com.mx

Noam Chomsky, ese crítico de las políticas neocoloniales norteamericanas, en una conferencia llamada “La Nueva Guerra contra el Terror”, afirmó “La cultura en la que vivimos revela varios hechos. Uno es que el terrorismo funciona. No fracasa. La violencia funciona generalmente. Es la historia del mundo. En segundo lugar, es un error analítico muy serio decir, como se hace comúnmente, que el terrorismo es el arma de los débiles. Como otros medios de violencia, constituye sobre todo un arma de los fuertes. El terrorismo es considerado arma de los débiles porque los fuertes también controlan los sistemas doctrinarios y su terror no cuenta como terror”. En efecto, quien detenta el poder, sea a nivel Estado o internacional, tiene no sólo el uso legítimo de la fuerza, sino su justificación simbólica. A cuento de lo anterior, Pierre Bourdieu comenta lo siguiente en Razones prácticas sobre la Teoría de la Acción: “La violencia simbólica es esa violencia que arranca sumisiones que ni siquiera se perciben como tales apoyándose en unas «expectativas colectivas», en unas creencias socialmente inculcadas. Como la teoría de la magia, la teoría de la violencia simbólica se basa en una teoría de la creencia o, mejor dicho, en una teoría de la producción de la creencia, de la labor de socialización necesaria para producir unos agentes dotados de esquemas de percepción y de valoración que les permitirán percibir las conminaciones inscritas en una situación o en un discurso y obedecerlas”. Siguiendo este argumento, vemos con pesar que tal predeterminación se da en sociedades en todo el globo; que los discursos hegemónicos emanados desde el poder y diseminados por medios cómplices, hunden a las poblaciones en una ceguera absoluta. La violencia medra gracias a la ignorancia y a la impunidad, ambas producto de un mundo moderno que no ha podido eliminar todos sus vicios. La violencia, por tanto, seguirá sin duda para gusto de poderosos, sus esbirros y los bufones que los celebran.

 

© Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V. 2013
Diseño y programación: Berry Interactive

de israelleon

Reforma en Telecom: Contenidos

DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA



Estás viendo la versión de
Puebla

DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYÁN ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA ■ PUBLICACIÓN PARA PUEBLA Y TLAXCALA

pliego-azcarraga-slim

Los ganones de la Reforma/tugentelatina.com

17/07/2014 04:00
Publicado por Israel León O’Farrill

Tal como lo hice la semana pasada con el tema de la radiodifusión de corte social y su nula posibilidad de financiamiento, situación presente en la iniciativa enviada por el Ejecutivo para vestir la Reforma en Telecomunicaciones, en esta ocasión hablaré de aquellos aspectos relacionados con los contenidos mediáticos. En el rubro de señales radiodifundidas, tanto en radio como en televisión, la propuesta del Ejecutivo considera que la Secretaría de Gobernación se haga cargo del control de los contenidos de la programación. Como consta en el artículo 217, en su fracción VIII, corresponde a Gobernación “Vigilar que las trasmisiones de radio y televisión se mantengan dentro de los límites señalados en esta ley, de respeto a la vida privada, a la dignidad personal, la moral y no ataquen los derechos de terceros, ni provoque la comisión de algún delito o perturben el orden público”. Vale la pena cuestionarnos: ¿qué significan el respeto a la vida privada, la dignidad personal, la moral? ¿Los políticos y funcionarios tienen vida privada? ¿Y parte de esa vida privada no está también regulada por las reglas de transparencia? ¿Se censurarán los contenidos en este sentido? ¿La moral viene vinculada a la moral católica? ¿la información perturba el orden público? Estas preguntas surgen por fuerza cuando vemos que semejante función la realizará una dependencia que tiene en su seno el manejo político nacional y la seguridad.

Aquello que se había logrado eliminar en los gobiernos anteriores, ahora regresa de manera contundente para hacernos ver que se habrá de controlar lo que se diga y vea en los medios en general. Por supuesto, lo anterior no preocupa a los dos grandes consorcios mediáticos pues han estado siempre del lado del poder, sea cual sea su corte ideológico, panistas o priístas, para TV Azteca y para Televisa resulta lo mismo. Si algo podría caracterizar a ambas televisoras es la autocensura, práctica que no ha sido desterrada aunque se diga lo contrario. Preocupa, claro está, a medios independientes y periodistas que no cuentan con el respaldo de semejantes consorcios; preocupa a personalidades de la talla de Carmen Aristegui, que quizá se vean atacados por estas disposiciones. ¿Y qué pasará en los medios locales? Lo anterior contradice el artículo 222 que estipula: “El derecho de información, de expresión y de recepción de contenidos a través del servicio público de radiodifusión y de televisión y audio restringidos, es libre y consecuentemente no será objeto de ninguna persecución o investigación judicial o administrativa ni de limitación alguna ni censura previa, y se ejercerá en los términos de la Constitución, los tratados internacionales y las leyes aplicables”.

En este mismo sentido, derivada de la reforma constitucional del año pasado el Instituto Federal de Telecomunicaciones licita ya dos concesiones de televisión nacional privadas y a partir de esta legislación, producto de la creación del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, una televisora pública. Según argumenta el proyecto del Ejecutivo, “La nueva cadena estatal tiene su origen en la Constitución y busca establecer un foro para garantizar a más mexicanos los espacios de libre expresión y de pluralidad que requiere una sociedad como la mexicana. Este esfuerzo de radiodifusión lleva a México a una estructura de mercado similar a la de los países con mayor competencia en este sector. Las reglas de retransmisión garantizarán que más hogares en México se vean beneficiados de contenidos que favorezcan el desarrollo humano y el fomento de nuestros valores de identidad como mexicanos”. Por supuesto, con las tres nuevas cadenas se pretende generar una mayor competencia a las ya existentes y con ello beneficiar a las familias mexicanas que consumen estos medios. Nuestra suspicacia surge de inmediato, pues es un hecho que la competencia se dará en términos comerciales, de lucro. Las dos cadenas privadas buscarán ganar dinero, pues su inversión será mayúscula y necesariamente habrán de competir con las demás con programas atractivos, pero irremediablemente vacuos. Cuando surgió TV Azteca de la licitación de Imevisión, la televisora estatal, muchos pensamos que por fin Televisa tendría competidor, que habría un equilibrio; por el contrario, lo que encontramos fue una lucha por presentar lo peor de lo peor: Operación Triunfo, con la Academia; Laura de América, con Cosas de la Vida; telenovelas con telenovelas. No veo razones para pensar que no sucederá lo mismo.

Y por si fuera poco, los artículos 247 y 248 estipulan que aquellos concesionarios comerciales que cubran más de 20 por ciento con producción nacional, podrán vender 10 por ciento más de la publicidad que ya venden; y si colocan más de 20 por ciento con producción independiente, tendrán un cinco por ciento más. Es obvio que las dos televisoras cubren ya con el requisito y se les da un regalo maravilloso para que obtengan más recursos. Además, el hecho de que la producción sea nacional o independiente no garantiza su calidad. Lo que viene es un sistema televisivo poco diverso y distractor, enteramente comprometido con el mercado o con el poder en turno; los contenidos, en consecuencia, estarán controlados política y comercialmente. Futbol sí, aunque haya mordidas; telenovelas sí, aunque contengan misoginia, homofobia y estulticia. No pagaremos largas distancias, pero este tema es abrumadoramente más negativo y a la larga, costoso. ¡Ah, lo olvidaba! También la ley considera un sistema de rescate de concesionarios, ¡qué conveniente!

 

© Sierra Nevada Comunicaciones S.A. de C.V. 2013
Diseño y programación: Berry Interactive

de israelleon